Avisar de contenido inadecuado

Grau a la Luz del Mundo

{
}

Grau a la luz del mundo/PYSN

Por: Pedro Gálvez Dextre

         Muchos acontecimientos en la vida  de nuestro gran Héroe han quedado  olvidados a lo largo de las generaciones que precedieron la vida de este gigante de los mares, sucesos que encandilaron a la opinión mundial de la época y que dieron a conocer la personalidad magnifica de nuestro mayor héroe nacional. Miguel Grau Seminario tuvo por padre a Don Manuel Grau y Berrio, natural de Cartagena tierra de la gran Colombia y de noble ascendencia catalana, soldado de profesión y que llega al Perú en el ejecito de Bolívar para sobresalir valientemente en  la batalla de Junín y Ayacucho, donde se define nuestra emancipación. Luego de estos sucesos el padre de Miguel Grau es cautivado por una bella Peruana; Doña Luisa Seminario de Castillo de distinguida cuna, para formar su hogar en San Miguel de Piura. El nombre de Miguel se le otorga por el santo patrono de la ciudad y en víspera de la festividad de nuestra independencia 27 de julio de 1934.

          A la edad de 9 años mediante súplicas de Miguel Grau a su padre este logra convencerlo para embarcarse en un bergantín al mando del capitán  don Manuel Herrera, dedicado al trafico marítimo entre Paita y otros puertos de nuestro mar y de los países del norte hasta Panamá. A esa corta edad se hace marino, sin embargo la nave naufraga y el niño Miguel Grau se salva milagrosamente, pero su vida estaba ya decidida, su vocación marinera hizo persuadir por segunda vez a su padre para que accediera al permiso que el requería y así se embarca en diferentes buques  y con cortos retornos a la patria, recorriendo así todos los puertos del mundo, en algunos de sus apuntes de 10 años de la Relación de los buques en que ha navegado el  suscribe: “Me embarque  en el puerto de Paita en marzo de 1843 en el bergantín granadino”tezcua” y su capitán F. Herrera y fuí a Huanchaco  y navegando al puerto de buena aventura se perdió el buque  en la isla de Borgona,” en otro escribiría lo siguiente “en Macao tome plaza de a bordo de la fragata inglesa”Gresmacul” su capitán John Adam, a San Francisco California” “En California tomé plaza a bordo de la fragata N.A. “Cosar” su capitán Bell Cook,y fui a Shangai y Hong Kong“              

             Así ya encontramos a Grau a la edad de 19 años convertido en aspirante de oficial de nuestra Armada de Guerra, donde sumaria su experiencia a su ya destreza marítima, destacando entre los demás  por el conocimiento de todo lo relacionado con la navegación, de carácter sincero y sereno, competente decidido y brioso, pero recordemos también al Grau rebelde que se subleva junto al Teniente Lizardo Montero y ayudando al levantamiento dentro de la  fragata Apurímac, en franco apoyo de la revolución del 10 de noviembre de  1856 en contra de la constitución recién  aprobada y del gobierno de Castilla, la revolución es aplacada y Grau es separado de la institución, pero años más tarde volvería para resplandecer fulgurantemente en las Historia de las marinas del mundo. 

               En Abtao Grau revelaría a toda la América sus heroicidad, arrojo y competencia en el combate, las fragatas españolas se aproximaron resueltamente a los canales de Abtao,  después de más de dos horas en que se cambiaron más de 1,500 cañonazos de parte de las escuadras aliada (Perú Chile) las fragatas españolas abandonaron los canales de Abtao, el mismo comandante de la nave Española, “la Villa de Madrid” Claudio Alvar Gonzáles escribiría: después de la batalla “los tiros más certeros, de más alcance y de más efecto fueron de las dos corbetas peruanas  “Unión” y América” (a ordenes de Miguel Grau y Manuel Ferreyros respectivamente.) a si mismo el Jefe de la escuadra chilena  Juan Williams Rebolledo reconoció que el triunfo se debió exclusivamente a los buques peruanos, en carta de felicitación enviada al comandante “General de la división  Naval Peruana”.

                      A lo largo de la vida de nuestro héroe, la encontramos que esta bañada de matices de humanidad y previsión, en muchos aspectos de la vida del país, ahí tenemos a Grau que en  prudentes cartas al congreso peruano da advertencias  de  la carrera armamentistas de parte del país del sur y solicita al gobierno peruano la urgente compra y renovación de la flota marítima de guerra, o de su desprendimiento al dejar el parlamento como diputado por Piura para reincorporarse a la armada Peruana y entrar al conflicto, en plena guerra lo hallamos salvando vidas de enemigos o las peripecias que causaba en mares chilenos poseedores de una poderosa escuadra  de acorazados, que por en medio de ellos se escabullía con su pequeño y débil  monitor, para causar estragos en las defensas chilenas, destruir embarcaciones, capturar buques, entrar en los puertos chilenos, cortar sus comunicaciones y  resguardar nuestros transportes, era el que sostenía la campaña naval respetando a la población civil, inclusive en pleno derecho de responder a ataques de las costas enemigas y que con  arrojo y pericia causó la admiración en todo el mundo, una carta llena de emoción de parte de los oficiales  y comandante del acorazado argentino “El Plata” enviada desde la bahía  de Buenos Aires, reza así ” Como Marinos de la republica Argentina Hemos seguido con interés y ávida mirada la lucha sostenidas por las armadas peruana y chilena, reconociendo en las operaciones del Huáscar  la inteligencia y el valor sereno del que lo manda. Los héroes del mar son tan escasos, como las guerras marítimas, parecía que con los Nelson, los Gravinas y los Brown se había cerrado el valeroso catalogo, pero para gloria  de los marinos del Universo se levanta en el pacifico una figura simpática y valiente que atrae hacia sí, las miradas del mundo”, el mismo Historiador chileno  Gonzalo Bulnes escribió lo siguiente “La actividad del Huáscar le creaba un ambiente de simpatía universal y el mundo se sentía inclinado a favor de esa pequeña nave que a pesar de su debilidad mantenía en jaque a las poblaciones marítimas de chile” y es que por seis meses la guerra no fue de Chile contra el Perú, sino más bien de Chile contra el Huáscar, para entender un poco más el carácter de este gran hombre que al salir en defensa de nuestro país dejaba tras de sí a una familia a quien amaba, esta es parte de la última carta que envía a su esposa: Arica ,setiembre 1°  de 1879 ;Muy Queridísima esposa ayer tarde regrese del Sur y tuve el grato placer de recibir varias cartitas tuyas.(líneas abajo) A las niñas mil cariños, diles mil cosas a nombre de su papá que tanto las quiere, me parece bien lo que has gastado en comprarle al doctor Mola un regalo decente (lineas más abajo) Reiterándote mis cariños, recibe un abrazo de corazón de tu esposo que te idolatra.  Treinta y ocho días después en desigual enfrentamiento en las aguas de Angamos nuestro defensor, ya rodeado por la acorazada escuadra chilena, para sorpresa del enemigo, levanta en el mastil del Huáscar bandera peruana aceptando batalla y se inmolaba en defensa de nuestra territorio, aunque su visión de la América siempre fue integracionista, su deber irrenunciable lo puso en el momento en que los grandes hombres enfrentan sus destinos con valor y dignidad, al mismo tiempo que moría se inmortalizaba y el mundo que lo seguía lloró su perdida: El Times de Londres del 10 de octubre publicaba lo siguiente “EL Huáscar es un barco Histórico” El Herald. de New York del 10 de Octubre: “Ninguna empresa era demasiado grande ni  demasiado pequeña para él, por que comandantes tan habiles como Grau no hay muchos” La Estrella de Panamá del 11 de Octubre “El denodado Buquecito parecía tener vida encantada, por la impunidad con que había llevado acabo las numerosas y arriesgadas empresas. No dejaba tras de sí poblaciones indefensas incendiadas ni destruía vidas y propiedades innecesariamente, su conducta a sido la de un caballero” La Tribuna de Buenos Aires, Octubre11 “Grau Murió, pero no ha muerto en la memoria de los Argentinos” Grau la pesadilla de los chilenos” ¡A Antofagasta grito un dia y se dirigió allí ¡Gloria eterna a los vencidos en mejillones!

       Años despues, Teodoro Roosevelt, Presidente de los Estados Unidos diria: “El Huáscar es el famoso y recordado buque sobre el cual se hayan ejecutado los actos de heroísmo mayores que jamás se han hecho en algún otro blindado de cualquier nación del mundo”

       Aun hoy, en estos tiempos muchas veces me ha parecido ver en el horizonte, partir al Huáscar tan solitario y al mismo tiempo tan acompañado del amor a su pueblo. Tan débil y al mismo tiempo tan fuerte en destreza. Tan pequeño y al mismo tiempo tan grande en hazañas. Después de abastecerse,  también con él partían nuestras esperanzas. Grau fue un hombre excepcional, su pericia marina en la época fue incomparable, su valor bañara siempre nuestras vidas, su piedad nos deja el dechado de un gran ser humano. Su estatua en el Callao señala al sur como lo dijera Gonzáles Prada. En Grau nosotros los peruanos encontramos al hombre que lo dejo todo, hijos, esposa, comodidad, para con desigualdad combatir con dotes y heroicidad por el Perú, por nosotros, por la razón. Allí está el reconocimiento de su  grandeza y su gloria a la luz del mundo.

 Publicado el 08 de Octubre del 2005 en el diario "Del Pais"

{
}
{
}

Deja tu comentario Grau a la Luz del Mundo

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre